El servicio de Educadores de Calle del INABIF tiene como finalidad restituir y enseñar a ejercer sus derechos a los niños, niñas y adolescentes (NNA) en situación de calle, y busca que abandonen la situación en que se encuentran.


El servicio tiene como población objetivo cuatro perfiles de atención de niños, niñas y adolescentes en situación de calle: mendicidad, trabajo infantil, vida en calle y explotación sexual.


Esta población tiene como característica principal que viven y hacen de la calle su espacio de vida, de manera parcial o total, viviendo en espacios hostiles, violentos, peligrosos, humillantes, entre otros, lo cual los coloca en situaciones inadecuadas para su desarrollo personal integral acorde a la edad que presentan debido a encontrarse socializando en espacios con un grado alto de vulnerabilidad.


La intervención del servicio esta basado en la confianza entre los NNA y los Educadores de Calle, quienes recorren diferentes puntos de concentración donde esta población se desenvuelve, en distintos horarios (mañana, tarde y noche/madrugada) para abordarlos y en base a actividades lúdicas y conversaciones informales ganar su confianza.


Así, el educador de calle acompaña y empodera al usuario/a y la familia en el proceso de reivindicar sus derechos básicos como: salud, identidad, alimentación, justicia, educación, recreación, etc. buscando alianzas estratégicas con instituciones públicas y privadas.


En el proceso de intervención, el educador de calle realiza un continuo seguimiento de los/las usuarias y su familia, y les brinda orientación y consejería, talleres formativos y artísticos, talleres socioeducativos y asesoría legal.


El servicio cuenta con un equipo de Educadores en Acción, destinado a la atención inmediata de casos en zonas que no se tenga cobertura y, de igual manera, con un equipo de abogados encargados de la defensa legal de casos particulares de la población en situación de calle.


La cobertura del servicio de Educadores de Calle está en 21 ciudades a nivel nacional y en 19 distritos de Lima Metropolitana.


A noviembre del 2017, ha atendido a 4892 casos. El equipo del servicio está conformado por 130 educadores y cuenta con 63 Centros de Referencia a nivel nacional.